ACERCA DE

Suplementos dietéticos: ¡Que no te den gato por liebre!
Si analizamos detenidamente muchos de los suplementos que hay en el mercado, pronto nos daremos cuenta de que la mayoría no son aquello que dicen ser. Cuanto más informados estemos, más complicado será que nos den gato por liebre. Por desgracia, la motivación principal de los fabricantes de suplementos es el beneficio por encima de otras consideraciones. Aprovechan cada nueva moda y el tirón que estas tienen para sacar al mercado productos que vendan mucho.

Es un hecho constatado que muchos de estos suplementos no tienen la cantidad suficiente de ingredientes necesarios. Por otro lado, los componentes de estos suplementos no provienen de las mismas fuentes que aquellos que demostraron su efectividad en los estudios clínicos.

Separar el grano de la paja: compre solo productos de calidad
Cada vez que un fabricante pone a la venta uno de sus suplementos grita a los cuatro vientos que el suyo es “el mejor producto del mercado”. Así se hace difícil saber a quien creer. Uno se pregunta si lo que dicen es verdad o simplemente una sarta de mentiras. Si algo es de obligado cuestionamiento es la efectividad del producto aplicado a uno mismo. Con una oferta tan amplia de suplementos es lógico preguntarse si el suplemento elegido nos servirá de algo y si satisfará nuestras necesidades de manera efectiva.

Desde AmericanCeliac nos gustaría echarle una mano y asesorarle para que cuando compre un producto, lo haga con la certeza de que tiene en sus manos el mejor y el más eficaz del mercado. Queremos evitar también que consuma productos de baja calidad o, directamente, falsos. Nuestro equipo analiza datos reales sobre los estudios clínicos que luego sirven de base para la creación de un producto. Teniendo acceso a esta información usted sabrá si el producto que tiene en sus manos va a cubrir sus necesidades.

¿Realmente paga por lo que cree estar pagando?
El objeto de nuestro estudio comienza con el descubrimiento de un nuevo suplemento que se anuncia a los medios de comunicación. Estos difunden la noticia en tiempo récord. El éxito del producto hace que muchas empresas quieran su parte del pastel y se suban al carro. Es ahí cuando estas comienzan a fabricar su propia versión y donde comienzan los problemas. Estos fabricantes tratan de hacer una versión propia que en muchas ocasiones se fabrica demasiado rápido, con componentes de baja calidad e ignorando los resultados de la investigación con el fin de reducir los costes. El resultado de este proceso es un producto que no funciona bien y que además puede poner en peligro la propia seguridad del consumidor. Usted debe comprobar que el producto responde a sus necesidades y que la relación calidad-precio del mismo es la adecuada.

Es posible que estos suplementos contengan elementos que no se correspondan con lo que indica la etiqueta. Desafortunadamente, algo tan crítico como el control de calidad realizado por una tercera parte, no se hace siempre.

En AmericanCeliac trabajamos para que esté plenamente informado y sus decisiones sean correctas. Para ello investigamos miles de productos y estudiamos si funcionan o no. En los siguientes párrafos vamos a compartir con usted algunas de nuestras conclusiones.

No se deje seducir por cantos de sirena
La única manera de saber que lo que paga se corresponde con lo que espera de un producto es llevar a cabo una investigación exhaustiva. Cosas como el diseño de la web, la cara de un famoso en la publicidad, o los más o menos agresivos métodos de publicidad no nos dicen nada cuando se trata de saber si un producto es realmente eficaz y seguro.

Como ya hemos dicho previamente, cada vez que aparece una novedad en el mercado muchas empresas se lanzan a imitar ese producto, poniendo a la venta algo que no funciona, lo cual puede ser peligroso, produciendo efectos secundarios o reacciones adversas. Debemos estar atentos cada vez que veamos eslóganes del tipo “el mejor producto del mercado”. Muchas veces estos productos no tienen el respaldo de una investigación clínica previa. El objetivo de los fabricantes es  siempre el mismo, que te rasques la cartera.

Garantías dudosas
Le aconsejamos que tenga mucho cuidado con las dudosas certezas y “garantías” que dan estos productos. Es sencillo dar falsas garantías que no estén respaldadas por pruebas. Una cara de un famoso no es ninguna garantía, por ejemplo.

Si le ofrecen una “prueba gratuita” del producto, normalmente le pedirán el número de su tarjeta de crédito. Es posible que se encuentre con la desagradable situación de que no puede cancelar la suscripción al producto cuando vea que este no cumple sus expectativas. La empresa continuará cobrándole mes a mes el producto y su envío, tanto si desea el producto como si no.

Otra recomendación es que no tome cantidades demasiado altas de estos productos y evite sobredosis. A veces algunas empresas fabrican suplementos con altas concentraciones que consumidos en gran cantidad pueden producir problemas de salud.

El asesoramiento que necesita
La misión de AmericanCeliac es hacer un seguimiento de los productos que salen al mercado para asesorar al consumidor, para que éste evite estafas y compre solo lo mejor. Queremos evitar que el consumisor sea víctima de la vorágine de los medios de comunicación que anuncian los suplementos dietéticos más populares con mensajes cada vez más agresivos y “fórmulas patentadas”. Cada vez se hace más difícil distinguir entre un buen producto y una imitación barata.

Datos engañosos y falta de garantías sanitarias
Por alucinante que parezca, cada vez que los fabricantes colocan en la etiqueta la palabra “puro” no mencionan siquiera la cantidad exacta del elemento principal de los comprimidos. En caso de hacerlo, no es seguro que la cantidad anunciada sea cierta. Aparte de esto, aunque parezca increíble, la mayoría de los productos que se ofrecen en el mercado no están avalados por la FDA. Además, muchos de estos productos no se producen en laboratorios certificados por el GMP y registrados en la FDA.

Consideraciones previas a la compra de un suplemento
Muchos fabricantes que aparecen de la nada pretenden “forrarse”. Para prevenir abusos queremos darle la información necesaria. De esta manera sabrá buscar y hacer la elección correcta eligiendo los mejores productos disponibles.

A la hora de comprar un buen suplemento dietético las principales consideraciones de los consumidores suelen ser:

  • Si va a funcionar: Lamentamos decirle que la mayoría de los productos en el mercado no funcionan por una serie de razones, siendo la principal que los suplementos no contienen los ingredientes adecuados con las proporciones adecuadas.
  • El precio: Por lo general, este tipo de productos son muy caros. Hemos visto que hay muchas empresas que venden suplementos dietéticos por más de 100$ la botella. ¡Un atraco, vamos! Nadie quiere gastar dinero en algo que no le va a funcionar.
  • Que esté de moda: Muchas empresas están intentando hacer el agosto con las últimas tendencias en dietas. Debemos averiguar qué es lo que diferencia a una marca de alta calidad de uno de esos miles de productos que pululan en el mercado.

¿Cómo discernir entre tanta confusión?
Ante tanta información engañosa necesitamos herramientas que nos permitan asegurarnos de que estamos comprando productos fiables y auténticos. ¿Qué podemos hacer?

  • Buscar los productos de empresas sujetas al control de terceras partes. Estos terceros son empresas que hacen un seguimiento de la reputación de los fabricantes y la satisfacción de los clientes. Una buena empresa con una buena reputación avalada por un tercero es un valor seguro para usted.
  • Consuma los productos de aquellas empresas que ofrezcan garantía de devolución, es decir, empresas que garantizan la calidad de sus productos y que en caso de que no quede satisfecho le devuelven el dinero. Una empresa que no hace estos es una empresa que no cree en sus productos. Si esa misma empresa no cree en su propio género, ¿porqué debería confiar usted en ello?
  • Compre productos testados por terceras partes. Este concepto no es el mismo que el de “productos de empresas sujetas al control de terceras partes”. En este caso, las pruebas de terceros verifican la calidad de los productos de las empresas que los venden en el mercado. Este tipo de tests son costosos para los fabricantes. Son muy rigurosos, y en ciertos casos puede suponerles la retirada de partidas enteras. Una garantía de calidad de los productos de un tercero es la única manera de asegurar que los productos son lo que dice su etiquetado.

Cómo llevamos a cabo nuestro estudio?: Metodología
A la hora de hacer nuestro estudio sobre suplementos dietéticos nos importaba mucho el tiempo y el dinero de los consumidores. El objeto de estudio del mismo, fueron los mejores productos del mercado de ese momento

Estudiamos los compuestos de los productos y las proporciones de los elementos que los componían. Descartamos aquellos con rellenos sintéticos innecesarios, sin la dosis adecuada y con ingredientes de baja calidad. Además, hablamos con algunos de los consumidores de los productos que estábamos estudiando, les pedimos su opinión sobre los mismos y comparamos esas opiniones con nuestras investigaciones. Tras completar estas tareas glosamos la información y presentamos una lista con los mejores productos del mercado.

Las conclusiones de nuestro estudio
Con el fin de proporcionarle una idea más completa, le vamos a presentar las conclusiones de nuestro estudio:

  • Para que un suplemento dietético sea de calidad, la proporción de la dosis y la pureza del producto ha de ajustarse a los resultados de los estudios clínicos y las pruebas científicas. Infelizmente, la mayor parte de los productos y marces del mercado no cumplen con estos criterios.
  • Aunque alguno de los suplementos sí llevan los ingredientes adecuados, la proporción de la dosis y la pureza no es la correcta, y en consecuencia, no son efectivos. Normalmente las cantidades son ostensiblemente inferiores a las que se usaron en los estudios en los que se basan estos suplementos.
  • Hay otros fabricantes que hacen sus suplementos con aglutinantes, rellenos baratos y todo tipo de elementos sintéticos que, naturalmente, no han pasado ninguna prueba de control de calidad.

Para cualquier consulta especial, por favor haga clic aquí para contactarnos.