Un mito derribado: aquellos que hablan solos no están locos sino todo lo contrario.

¿En alguna ocasión se ha cazado hablando consigo mismo?. ¿Se ha visto en la situación de verse observado por los demás y sentir que le miran como si te faltase algún tornillo? Tranquilo, no le pasa nada ni tiene porque tener vergüenza de ello. Lo más seguro es que sea una mente privilegiada.

Estará preguntándose cómo puede ser que para la percepción social dominante solo los locos y los borrachos hablan consigo mismo. Este estereotipo provoca que muchas personas sientan vergüenza cada vez que se “cazan” a sí mismos hablando consigo mismos. Lo curioso, es que esta costumbre, por extraña que parezca, puede estar indicando que eres un genio. De acuerdo con algunos estudios, hablar con uno mismo incrementa la velocidad del aprendizaje, produce un pensamiento más efectivo y refuerza la memoria a largo plazo.

Según la Revista Trimestral de Psicología Experimental, hablar en alto altera el proceso de la percepción en el momento en que esta se lleva a cabo. Al repetir un nombre de una cosa en alto los voluntarios del experimento tenían una mayor facilidad a la hora de buscar esa cosa cuando emprendían la búsqueda de la misma.

Ahora ya sabe porqué la ciencia pone en cuestión la idea tan arraigada en nuestra sociedad de que solo los locos hablan consigo mismo. Al contrario, ese hábito ayuda a mejorar nuestro proceso cognitivo.

En los siguientes párrafos le explicaremos los beneficios de esta costumbre en más profundidad.

1. El funcionamiento de su cerebro será más eficiente

En un experimento se demostró que los voluntarios que se sometieron al mismo y que repitieron en alto el nombre de ciertas cosas tuvieron menos dificultades para dar con ellas. Y no solo eso, su capacidad memorística había mejorado. El decir las cosas en voz alta consolida los procesos y hace que el cuerpo tenga un mayor entendimiento de los estos.

2. Los más pequeños que hablan en alto aprenden más y mejor

Bebés e infantes deben escuchar su propia voz durante su crecimiento ya que el mensaje dirigido a sí mismos contribuye al gobierno de su propio comportamiento, sobre todo al ir diciéndose a sí mismos cuál es cada fase de cada tarea. En la etapa de la adolescencia al hablar en alto, el joven verbaliza direcciones y las sigue con mayor ímpetu.

3. Los pensamientos propios estarán mejor organizados

Cuando habla consigo mismo en alto estará validando las decisiones más cruciales. Al hablar en alto estará priorizando de modo verbal unas tareas frente a otras y organizando sus pensamientos. Por otro lado, cuando se verbaliza un problema se calman los nervios. Lo contrario supone que el problema esté dando vueltas en su cabeza constantemente.

4. Logrará sus objetivos más a menudo

Cuando repita sus objetivos en voz alta estará reforzando la atención en esos objetivo a la vez que acaba con las posibles distracciones. El repetir en alto los pasos una y otra vez le proporcionará una mayor claridad, que es lo contrario de mezclarlos todos como si estuviese usando una batidora. El hablar a uno mismo en alto para que se pueda escuchar, refuerza el condicionamiento de su mente y hace que esta ponga un mayor empeño en lograr lo que se ha propuesto. Ahora ve que las afirmaciones positivas
habladas en alto tienen una base científica.

DIFUNDA LA NOTICIA entre sus amigos y familiares.