PROTECCIÓN AL CONSUMIDOR

Guía para la prevención de fraudes y estafas
De una manera o de otra, millones de personas son víctimas de una de las innumerables estafas que se producen a lo largo y ancho del mundo las 24 horas del día, los siete días de la semana. En la era digital el bien más preciado es la información. Al igual que en muchas áreas de la vida, el mundo del crimen evoluciona y busca a nuevas maneras de sisar nuestra información. Éstas personas no dudan en manipularnos y usar nuestra información sin nuestro consentimiento y, sobre todo, sin ningún escrúpulo.

Piense dos veces antes de firmar algo
Antes de realizar una compra y debemos usar el sentido común. Parece algo de Perogrullo, pero muchas veces los olvidamos. No deberíamos dejarnos engatusar fácilmente por cosas que aparentan ser demasiado buenas. Antes de firmar nada, le recomendamos que siga el consejo de alguna voz autorizada en la materia. Le ahorrará más de un disgusto.

El viejo truco de venta que le hará gastar sin querer
Una de las triquiñuelas más habituales usadas por los vendedores es presionar al cliente para que compre algo. Piense, por ejemplo, que cuando usted pide un simple café en un bar, normalmente los camareros le ofrecen bollería para que usted compre algo extra aparte del café. Usted comprará la napolitana de turno de manera inconsciente. Este es un caso de presión sutil. En el caso de las tarjetas de crédito la presión funciona de la siguiente manera: el vendedor le preguntara con qué tarjeta querrá pagar un producto que usted no ha solicitado y que está en oferta. A continuación dirá que no quiere el producto, a lo que el vendedor le responderá que si no compra corre el riesgo de que cuando vuelva a por el producto en otra ocasión la promoción haya acabado o el producto no se encuentre disponible. ¿Lo ve? No le están poniendo una pistola en el pecho para que compre pero están aprovechando su descuido para colarle algún producto. Esté atento y, ¡qué no le metan gol!

Protegiendo su identidad: vigile que nadie está haciendo uso de ella sin su consentimiento
Una precaución fundamental que debemos tomar es asegurarnos de que nuestra identidad no ha sido robada. Para ello debemos obtener de modo regular un informe de nuestros movimientos de cuenta.

Además de esto, nunca se le ocurra hacer una transferencia de dinero a un tercero. Tampoco se involucre en cadenas de cartas, ni participe en esquemas piramidales. Por otro lado, compruebe que los fondos de cheques emitidos son borrados.

Ojo con la venta de productos y servicios a domicilio
Una de las formas más cotidianas y en apariencia más inofensivas de venta es la venta en persona, es decir, la venta puerta a puerta de toda la vida. No se fíe. Procure evitar en la medida de lo posible los vendedores a domicilio. En caso de que le llegue un paquete a casa o alguien venga a darle un servicio que usted no haya pedido, asegúrese de que los otros miembros del hogar lo hayan solicitado. Cuando una persona se acerque a su casa para dar algún servicio o vender alguna producto pida una forma de identificación y llame a la compañía antes de dejarlo entrar a su casa.

Tipos de estafas
Si en los párrafos anteriores le hemos recomendado algunas precauciones, en esta ocasión vamos a informarle de algunos tipos de estafas que se están produciendo.

  • Cuidado con las estafas por mensajería telefónica
    Muchos robos de identidad se realizan por esta vía. No somos conscientes de que cada vez que llamamos por teléfono o rellenamos formularios podemos ser victimas de una estafa. Jamás deberá dar su información personal por teléfono a nadie. No responda a mensajes SMS o MMS a ninguna persona que no sea de su confianza ya que corre el peligro de que alguien bloquee su teléfono y se quede con su información.
  • Estafas vía web en páginas que le piden datos
    Cuando esté en internet deberá estar pendiente del navegador y de que haya un icono de un candado al lado de la dirección web. Esto significará que está utilizando un sitio web seguro. De cualquier manera, hay formas ingeniosas para lograr la información de los confiados usuarios de Internet. Imaginé que usted va a solicitar un trabajo y le aparece una pantalla en la que se le piden una serie de datos. Bajo ninguna circunstancia rellene este formulario ya que sin darse cuenta habrá dado toda su información a los estafadores. Lo mejor que puede hacer en estos casos es presionar el botón de “no gracias”. Más vale prevenir que curar.
  • Atentos a las estafas por “exceso de pago”
    Este tipo de estafas se dan en alquileres o en envíos de productos a distancia. El modos operandi es el siguiente: se pedirá a la víctima que pague una cantidad y se le enviará el pago en exceso a modo de depósito. El remedio contra este tipo de estafas es muy sencillo, nunca deberá mandar dinero a desconocidos. Es la versión adulta de una de las cosas que se dice a todos los niños que hagan cuando salen a la calle, es decir, que nunca hablen con desconocidos.
  • Estafas telefónicas en las que se cobra de más por las llamadas
    Esté muy alerta y tenga cuidado con llamar a números de teléfono que comiencen por 19 y 190 ya que la tarifa de estos es superior a la habitual.

Para concluir
Desgraciadamente los intentos estafa ocurren en todos los lugares y a todos los niveles. Por otro lado, no son nada fáciles de detectar. Teniendo en cuenta que toda precaución es insuficiente, estamos seguros de que si usted sigue los consejos que le hemos dado, se ahorrará muchos disgustos y sorpresas desagradables.

Referencias: https://es.wikipedia.org/wiki/Derecho_del_consumo

<<INICIO

 

Califica esta publicación